Viajando

Italia

Sicilia: 10 motivos para visitar este paraíso

Al sur de Italia se recuesta esta isla, la más grande del país, bendecida por un paisaje rico en montañas, volcanes y playas, y habitado desde épocas inmemoriales, cuyo legado está al alcance de todos. Y hay más para conocer en este paraíso llamado Sicilia.

Un viaje a Sicilia debería contemplar varios aspectos, teniendo en cuenta su riqueza paisajística, historia y tradiciones. Por eso aquí presentamos opciones para los que estén buscando qué hacer en Sicilia.

PLAYAS.

Rodeada por tres mares: el Jónico, el Tirreno y el Mediterráneo, la isla de Sicilia despliega las más diversas playas. San Vito Lo Capo, Mondello, Cefalú, Marina Ragusa, Taormina, las Islas Lípari, Pantelaria, Lampedusa y Ustica son algunos de los lugares imperdibles. Muchas ofrecen excelentes condiciones para la práctica de windsurf y surf, otras para el buceo. Todas aseguran agua cristalina y paisajes de ensueño.

MONTAÑAS EN SICILIA.

Embed

El Etna es el volcán activo más grande de Europa, situado al este de Sicilia, que se caracteriza por sus espectaculares erupciones que se concretaron a lo largo de su historia.

La zona es especial para la práctica de senderismo, una caminata guiada a caballo o en bicicleta de montaña.

HISTORIA.

Embed

Varios restos arqueológicos reflejan la antigüedad de esta isla. Uno de ellos es Agrigento, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: se trata de una de las más importantes ciudades de la Magna Grecia. Cerca de allí se encuentra el Valle de los Templos, cuyo legado se retrotrae a 2.500 años atrás, cuando este sitio era un centro de poder y cultura.

Mientras que en la costa sureste de Sicilia se localiza Siracusa, otro sitio patrimonial, junto con la necrópolis de Pantálica. Esta antigua colonia griega se asoma a un puerto natural al oeste de la isla de Ortigia, el núcleo urbano más antiguo, que conserva valiosos testimonios arqueológicos.

Los templos griegos de Selinunte y Siracusa y los de Agrigento e Imera, el teatro griego-romano de Taormina y las catedrales de época normanda, sobre todo las de Palermo (las iglesias de la Martorana, San Juan de los Eremitas o San Cataldo), constituyen otros destinos posibles.

CULTURA.

Para los amantes del turismo cultural, Sicilia es una fuente inagotable de conocimiento. Grandes escritores, como Salvatore Quasimodo, Giovanni Verga, Luigi Pirandello, Leonardo Sciascia o Tomasi di Lampedusa encontraron en la atmósfera y el ambiente de su propia tierra la inspiración para escribir grandes obras.

PAISAJES.

Son tan únicos y variados como las áreas protegidas del Etna, de Madonia o del Nebrodi; el escenario vulcánico de Pantaleria, rodeado de rincones encantados, como los que se pueden admirar en Pertusa di Notaro o por los dammusi (típicas construcciones de piedra lávica).

Otros destinos del recorrido pueden ser el Valle del Bove, con sus muros que trepan hasta los 1.000 m.; la gruta del Gelo, con el único ejemplo de glaciar perenne existente en estas latitudes; y las gargantas de Alcantara, una densa red de canales de rocas atravesadas por las aguas frías del río del mismo nombre.

GOLF.

En los últimos años Sicilia se ha convertido en un destino elegido por los amantes del golf por su amplia oferta de campos. Además, cada año se desarrolla el famoso Open Sicilia.

TERMAS.

Consolidada desde tiempos romanos como un sitio termal, Italia hoy es elegida también por su oferta para mejorar el espíritu y la salud. Tierra de agua y volcanes, Sicilia despliega varias posibilidades para tomar tratamientos terapéuticos y de belleza, como Sciacca, con las famosas Stufe de San Calogero, grutas con vapor cuyo ambiente alcanza una temperatura de 40°C; o las termas de Acireale, donde las aguas subterráneas del mar se mezclan con las sulfurosas del Etna.

TRADICIONES.

En Acireale se presenta el espectáculo de la ópera dei Pupi (teatro de marionetas sicilianas) que vale la pena presenciar.

Allí también se organiza el carnaval que, dicen, es el más bello de Sicilia, donde las carrozas salen adornadas con gran originalidad.

Además, en el Antiguo Teatro de Taormina cada año se realizan varios eventos incluyendo el Festival de Cine, dedicado a premiar las mejores obras del Séptimo Arte.

También hay numerosos festivales dedicados a los patrones de Sicilia, como las fiestas de Santa Rosalía en Palermo y la de Santa Ágata en Catania.

SABORES.

sicilia4.jpg
Los sabores sicilianos merecen un párrafo aparte. Aquí algo de pastelería, a base de ricota.
Los sabores sicilianos merecen un párrafo aparte. Aquí algo de pastelería, a base de ricota.

Muchos productos ostentan el sello de Denominación de Origen. El aceite de oliva extra virgen, las naranjas sanguinas, las uvas de Canicattì, los tomates de Pachino, las alcaparras de Pantelleria, los higos chumbos y las aceitunas de Nocellara del Belice son algunos de los productos típicos.

A estas delicias hay que sumar los arancini de arroz, los cazzilli (croquetas de papa), platos a base de berenjena, pescado, ricota (entre otros muchos quesos) y pasta de almendras.

ISLAS CERCANAS.

Sicilia no es la única isla de gran belleza: en sus alrededores hay otras sumamente atractivas, como Lípari (también llamadas islas Eolias, que son Patrimonio de la Humanidad), Egadas, Pelagias, Pantelleria y Ustica, que se recuestan sobre el Mediterráneo.

Deja tu comentario