Viajando

PANORAMA

Riesgos del Wi-Fi en sitios públicos

El uso de redes inalámbricas comunitarias en los viajes representa un riesgo. El "Man in the Middle" siempre puede atacar. Lo mismo pasa con los cargadores USB. Consejos para evitar malos momentos.

A esta altura de las circunstancias, el Wi-Fi en distintos escenarios turístico es algo tan elemental como lo es el agua caliente en los hoteles. Hasta lugares inmensos, como Walt Disney World en Orlando, brindan ese servicio (y gratis) en todos sus parques, comercios, restaurantes y áreas públicas. Lo mismo se observa en una creciente cantidad de aeropuertos en el mundo entero. ¿Pero hasta dónde la conexión es segura? El riesgo del hackeo siempre existe.

“Si al visitar un lugar público no dejamos nuestras pertenencias en cualquier sitio, ya que conocemos los riesgos de hacerlo, ¿por qué lo haríamos con la información almacenada en nuestros dispositivos?”, se pregunta el editor del sitio WeLiveSecurity.

Ante todo, recomienda evitar las conexiones a redes sin clave. Y si no hay otra opción, sugiere consultar con un responsable cuál es el nombre real de la red, comprobando que sea el que se está viendo en pantalla. “Es posible, y sencillo, que un atacante haya clonado la conexión a la espera de que la gente se conecte y enlace sus dispositivos a su antena. Si esto ocurre, todos los paquetes de conexión que entren y salgan pasarán por el equipo del pirata, que podrá ver y modificar todo a voluntad”, advierte el experto.

Lo cierto es que para evitar dolores de cabeza en cualquier conexión a una red pública, sea donde sea, lo más apropiado es omitir las transacciones con tarjeta de crédito, salvo que se tengan los datos encriptados. Además, hay que prestar especial precaución a las cada vez más populares estaciones de carga por USB. Pueden contener malware, o sea software que permite obtener datos valiosos del usuario del dispositivo o infectarlo con algún virus que puede bloquear archivos.

Consejo de oro: mantener actualizados tanto el programa de seguridad como el sistema operativo del equipo

Esta maniobra es conocida como “juice jacking”, terminó creado por un técnico en seguridad informática en 2011 para nombrar a la técnica que modifica la configuración de dichos puertos para copiar datos privados, incluyendo contraseñas. Para evitar dolores de cabeza, lo mejor es tener siempre a mano un cargador con cable.

Como consejo de oro, los especialistas recomiendan mantener actualizados tanto el programa de seguridad como el sistema operativo del equipo, con las últimas versiones descargadas. Asimismo, verificar que haya un único software antivirus instalado. Caso contrario puede suceder que funcionalidades similares entren en conflicto y dejen al dispositivo expuesto. Y al navegar lo mejor es hacerlo a través de sitios que empleen el protocolo https, garantía de una transmisión cifrada de punta a punta.

La tecnología inalámbrica llegó para facilitarnos numerosos aspectos de nuestras vidas, pero como dijo un sabio, “nada es perfecto; por eso el lápiz tiene un borrador”. Recaudos simples evitarán disgustos.

Deja tu comentario