Chile

Región de O'Higgins: Sewell y el Alto Cachapoal

Fue uno de los pueblos mineros más importantes del Cono sur y hoy es Patrimonio de la Humanidad. Sewell es un verdadero imperdible de la Región de O'Higgins.

El valle y el río de Cachapoal son los responsables de las condiciones idóneas para la elaboración de vinos en la Región de O’Higgins. Pero también en su zona más alta y pegada a la Cordillera de los Andes, ofrece un sinnúmero de atractivos naturales e históricos.

Porque este es un lugar lleno de sorpresas: aquí el visitante encontrará quebradas y hermosas vistas de la cordillera, mientras cóndores, águilas y halcones sobrevuelan el cielo. Es un valle de hermosas tonalidades verdes y tierra. Durante la primavera aparecen los brotes de las parras y los mantos rosados y blancos de la floración de las frutas. El microclima que aquí se produce gracias a la acción de la cordillera, emana una suave y constante brisa durante todo el año, ideal para hacer buenos vinos.

En Alto Cachapoal se encuentra una diversa oferta de enoturismo: Viña Torreón de Paredes ofrece degustaciones, visitas guiadas, gastronomía de lujo y un mirador con un panorama de 360 grados del valle.

Además, en el valle del Alto Cachapoal, a 60 kilómetros al oriente de la ciudad de Rancagua, se encuentra Sewell, un asentamiento minero que data de 1905. A fines de la década del sesenta alcanzó a mantener una población de 15 mil habitantes. Esta ciudad industrial fue construida para los trabajadores de El Teniente, la mayor mina de cobre subterránea del mundo.

Por su parte, la Reserva Nacional Río los Cipreses es una combinación de fenómenos volcánicos, glaciares y fluviales, donde es posible salir de excursión a pie o a caballo. La mejor época para visitar el área es entre septiembre-diciembre y mediados de febrero-abril debido al buen tiempo, pero si se visita entre junio y julio, se verá un paisaje con un imponente manto nevado.

SEWELL: HERENCIA MINERA

Corresponde a un ex campamento minero con más de 100 años de historia, que sirvió de habitación para los mineros de la Mina El Teniente y que se ubica a 60 km al oriente de la ciudad de Rancagua.

Los orígenes de Sewell se remontan a 1905, cuando el Gobierno de Chile autorizó al norteamericano William Braden a explotar la mina de cobre El Teniente. En una notable epopeya empresarial, Braden construyó caminos, una planta concentradora, campamentos y un tren que unía este lugar con Rancagua. En torno al primer molino del mineral -construido en 1905- y la primera fundición, se generó el asentamiento que creció gradualmente y más adelante se denominaría Sewell.

A partir de la década de 1910, el campamento se consolidó como complejo productivo, y convirtió en una ciudad industrial de gran originalidad, conocida como la "Ciudad de las Escaleras", pues su configuración urbana se adaptó a las abruptas pendientes andinas, dando lugar a un diseño orgánico con circulación interior exclusivamente peatonal, por senderos y escaleras, con espacios públicos constituidos en pequeños remanentes entre edificaciones. La construcción de edificios e instalaciones industriales muestra ingenio y calidad, al usar la madera y el acero con magníficos resultados.

Su época de auge se extendió entre las décadas de 1940 y 1960, alcanzando a fines de este período a mantener una población de 15 mil habitantes.

Actualmente, existen diversos tours desde Rancagua a Sewell, que permiten recorrer los edificios originales que aún siguen en pie, como el teatro, la iglesia, el hospital y los clubes sociales. De hecho, es la única manera de recorrer el sitio. Tanto es el valor histórico de esta ciudad abandonada, que fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

FOTO2 Sewell.jpg
Sewell es uno de los secretos mejor guardados de la región de O

Sewell es uno de los secretos mejor guardados de la región de O'Higgins.

NATURALEZA EN RÍO LOS CIPRESES

Es una área protegida y una excelente alternativa para hacer un paseo por el día. Sus 36 mil hectáreas son perfectas para los amantes del trekking. Se puede recorrer 12 kilómetros hasta el sector de Los Maitenes, pasando por 3 senderos de dificultad baja: Las Arpas, Los Tricahues y Los Peumos.

Las Arpas es un sendero interpretativo con carteles de madera donde se muestran los nombres de las distintas especies vegetales del sector. En los Tricahues hay una zona de camping y está habilitado para personas con discapacidad. En el sendero Los Peumos hay una cascada de tres metros y el mirador La Guardia, donde se tienen vistas privilegiadas al valle, el río los Cipreses y al cordón montañoso Sierra Nevada.

A 10 km. del inicio se encuentra el sector “El Indio” lugar donde la “Cultura Guaquivilo” dejó sus huellas en el cuerpo de las montañas. 7 km. más adelante la laguna “Agua de la Vida” ofrece a los pies fatigados, un tiempo de relajo en sus aguas cristalinas, mientras en un mirador cercano se aprecia el Volcán de Cotón.

Para los más atrevidos, el sendero sigue 3 km. hasta ser testigos de una vista panorámica del Glaciar Cipreses y el inicio del río del mismo nombre, además del Volcán Palomo, coronando así este largo trayecto que vale la pena terminar.

En cuanto a fauna silvestre que puede observarse, existen guanacos en los sectores altos de la cuenca del río de los Cipreses. Otros mamíferos que es posible observar en la reserva son: puma, zorro culpeo, zorro chilla y el quique.

Temas relacionados

Postea en tu Facebook