/ Juan Francisco Subiatebehere

46
  • Lima, la Ciudad de los Reyes

    Desde sus albores, cuando fue erigida capital del Virreinato del Perú, Lima atesoró riqueza y fue tomando un cariz señorial, lujoso y aristócrata. Fundada como “La Ciudad de los Reyes”, la capital de Perú conserva gran parte de su legado en el centro histórico y los distritos aledaños, donde aún es posible respirar ese ambiente de opulencia.

  • Desandando la Comarca Andina del Paralelo 42º

    Durante el verano, la Comarca Andina del Paralelo 42º muestra la verdadera esencia de la Patagonia de los colores, el contraste, la vegetación y los sitios de increíble belleza. El circuito incluye ciudades, pueblos y villas de Chubut y Río Negro con alternativas de turismo rural, activo y recreativo para toda la familia.

  • Huella Guaraní: cuando el hombre se hace selva

    Atravesando la selva misionera de norte a sur, el recorrido de la Huella Guaraní enriquece al visitante con la experiencia de convivir con las culturas originarias de la región. De la mano de los guaraníes, los turistas son partícipes de un viaje mágico, donde la música, las costumbres, la naturaleza y la fuerza de una nación en plena resistencia dejarán marcada una huella indeleble.

  • Tambopata: la selva menos explorada de Perú

    La Reserva Nacional Tambopata, ubicada en el departamento Madre de Dios es un verdadero destino de ecoturismo y turismo rural comunitario. Además, en medio de la selva amazónica, es la expresión de una región inexplorada. Avistaje de aves y fauna, contacto con culturas ancestrales y un circuito de canopy único en América Latina en un lugar fascinante.

  • Tradición y diversidad en los carnavales de Perú

    De norte a sur y de los Andes a la Selva Amazónica, la diversidad de Perú también se manifiesta en los carnavales. Según la región, cada fiesta toma un cariz diferente, aunque siempre con los denominadores comunes de la alegría, la celebración y la fiesta.

  • 24 horas en Guayaquil

    Con el río Guayas como protagonista y con un itinerario bien planificado, el viajero puede llevarse una muy buena impresión de Guayaquil (Ecuador). Hay varios atractivos para ver, pero si el tiempo apremia, basta con una jornada para conocer lo imprescindible. Entre sus principales atractivos figuran el Malecón como típica postal, el barrio Las Peñas, el pintoresco cerro Santa Ana y la Torre Morisca.

  • Un recorrido museístico por la Ruta Azul

    Si bien la naturaleza es la protagonista por excelencia de la Ruta Azul, algunos de los municipios que conforman el producto se han visto envueltos en hechos históricos de relevancia que han quedado plasmados en los museos del recorrido.

  • Playas extremas: verano en Río Negro y Chubut

    Confieso que nunca había visto un mar más azul que aquel que se abre paso en la Patagonia. Tuve la posibilidad de asistir al espectáculo natural de la región, en un itinerario de playas y balnearios extremos, que se extienden desde El Cóndor, en Viedma, hasta Rada Tilly, en Comodoro Rivadavia. Avistaje de fauna, deportes náuticos y de viento, gastronomía y mucha historia en la "otra Costa Atlántica".

  • Galápagos: las islas de la realidad fantaseada

    Las islas Galápagos, ubicadas 1.000 km. al oeste de Ecuador, constituyen un destino exótico fascinante. Tortugas gigantes, iguanas marinas y terrestres, piqueros de patas azules y personajes dignos del lugar, como los Angenmeyer, forman parte de un viaje donde la fantasía y la realidad se complementan en cada paso recorrido.