Primavera boreal

Todo lo que hay que saber sobre los cerezos en flor en Japón

Se trata de un importante evento de la naturaleza que en Japón adquiere gran importancia por sus tradiciones y costumbres milenarias.

La floración de los cerezos en Japón forma parte del calendario de eventos mundiales por la belleza de sus paisajes, porque implica seguir una tradición milenaria y porque es un momento para venerar la naturaleza y encontrarse con los seres queridos.

Aquí algunas cuestiones a tener en cuenta si se decide viajar en la época de los cerezos en flor...

¿Cuándo florecen los cerezos?

Unos días antes de la llegada de la primavera descubrimos que los cerezos empiezan a florecer en ciertas áreas de Japón. Así que desde febrero y hasta mayo se puede disfrutar de este fenómeno de la naturaleza. No hay una fecha exacta por lo que si en determinado lugar ya pasó la floración, es posible tomarse un avión hacia otro destino de Japón para vivenciar el evento.

¿Dónde se pueden ver los cerezos en flor?

Aunque la mayoría de las ciudades tienen puntos concretos para la celebración, es posible vivir la experiencia de los cerezos en flor en cualquier parque o espacio público.

¿Cuáles son las ciudades más recomendadas para ver el fenómeno de la naturaleza?

Para tener una idea sobre fechas y lugares, la floración comienza en Okinawa a fines de enero/principios de febrero, para culminar en Hokkaido y las zonas de montaña en mayo.

Si bien los lagos Kawaguchi y Fujiyoshida no son muy conocidos fuera de Japón, se trata de dos lugares emblemáticos para disfrutar de la floración cerca del monte Fuji. El primero ofrece un atractivo entorno junto al lago, mientras que el segundo tiene una pagoda muy famosa y fotografiada. En estas zonas, el mejor momento para contemplar la floración suele ser en abril.

Desde mediados de abril a principios de mayo, el norte de Tohoku y las regiones montañosas de los Alpes Japoneses, especialmente Nagano, Niigata y Toyama, brindan varias opciones.

¿Cuáles son las costumbres sobre este evento?

La costumbre se desprende de la fiesta de Hanami, que significa el arte de mirar las flores. Con miles de años respetando este evento, hoy en día la gente suele reunirse para contemplar este fenómeno natural mientras disfrutan de un picnic.

¿Existen propuestas complementarias?

La floración nocturna que suele hacerse en el parque Takada de Niigata y el parque Hirosaki de Aomori. Allí se iluminan los árboles y el escenario resulta impactante. En Takada destaca el castillo.

En Hirosaki, en tanto, se celebra un festival cada año, del 22 de abril al 7 de mayo.

Temas relacionados