Viajando

ÁFRICA

Egipto: el hechizo que nunca termina

El destino provoca asombro y encantamiento en turistas de todas las latitudes, quienes a partir de este año también podrán apreciar en El Cairo los tesoros del Gran Museo Egipcio.

Debido a la belleza y el magnetismo único de sus atractivos, Egipto –al igual que otros destinos de los denominados “exóticos”– sin dudas se desprende de cualquier oferta turística clásica, tradicional. No sólo sus famosas pirámides, sino cada uno de sus monumentos, templos, mezquitas y sitios históricos son disparadores del más original de los asombros.

En ese contexto, y como si fuera poco, a partir de este año el país contará con el museo arqueológico más grande del mundo, que atesorará aproximadamente cien mil piezas vinculadas a todos los períodos de la historia del país.

Ubicado a 2 km. de la meseta de Giza, donde se encuentran las tres grandes y más famosas pirámides, y a 20 km. del centro de El Cairo, el Gran Museo Egipcio albergará la colección completa de Tutankamón –con objetos nunca mostrados hasta ahora– y estatuas de Ramsés II, Tutmosis III y Amenofis III.

El edificio se caracterizará por su fachada exterior transparente y de irregulares formas triangulares, que contrastará marcadamente con la pureza geométrica de las pirámides cercanas –que se podrán observar desde el último nivel, dedicado a la exposición permanente–, creando así un puente entre lo ancestral y lo moderno.

Al llegar, en el ingreso, los turistas serán “recibidos” por la asombrosa estatua de Ramses II, de 11 m. de alto y nada menos que 3.200 años de antigüedad.

El establecimiento –que podrá acoger 15 mil visitas diarias–dispondrá de 12 salas de exhibición, construidas en 18 mil m², solo para exhibir los tesoros de la antigua civilización local. Las piezas se presentarán de forma cronológica en cuatro secciones: Prehistoria, época predinástica, dinástica temprana, reino antiguo y primer período intermedio; Reino Medio y segundo período intermedio; Nuevo Reino y tercer período intermedio; período tardío y período grecorromano.

Asimismo, incluirá un centro educativo, un museo para niños, un centro de artesanías, una sala de conferencias, un cine, un teatro con pantalla 3D, bazares, restaurantes y tiendas de productos tradicionales, además de espacios para la recreación con maquetas de los complejos templarios y la exposición de mapas y videos que le permitirán a los visitantes acercarse a los sitios arqueológicos donde fueron hallados los tesoros.

La riqueza histórica y cultural del Gran Museo Egipcio será única en el mundo, ya que se trata de la colección más grande dedicada a una sola civilización, esa que estuvo presente casi 4.000 años y dejó un legado y un patrimonio digno de admirarse.

Egipto
Antiguas ruinas del templo de Karnak, en Luxor.
Antiguas ruinas del templo de Karnak, en Luxor.

PIRÁMIDES Y MONUMENTOS.

Las famosas pirámides son, claro, una de las visitas excluyentes durante la estadía en Egipto. Si bien existen más de 100, las tres más conocidas y representativas son Keóps, Kefrén y Micerinos, localizadas en la llanura de Giza, a solo 20 km. de El Cairo, desde cuyos alrededores llegan a distinguirse. En el mismo lugar se encuentra la famosa Gran Esfinge, de más de 20 m. de altura, otro ícono de este país.

La pequeña ciudad de Karnak es otro de los sitios obligados para conocer. Llamada en el Antiguo Egipto Ipet sut, ("el lugar más venerado"), está situada en la ribera oriental del río Nilo, frente a Luxor, la zona de la entonces Tebas, que albergaba el complejo religioso más importante de aquella época. Hoy incluye un conjunto de templos, asombrosas estatuas, capillas, obeliscos y un gran lago sagrado, y es el segundo gran atractivo turístico del país. Entre los edificios sobresale la Gran Sala Hipóstila, con sus impresionantes columnas cubiertas de jeroglíficos y relieves; y la Avenida de las Esfinges.

Continuando con los tesoros arqueológicos, en Nubia, al sur del territorio, se encuentra la zona denominada Abu Simbel, donde está el maravilloso complejo formado por los templos excavados en la roca dedicados a Ramsés II y a Nefertari, su primera esposa.

Egipto
Luxor desde el Nilo.

Luxor desde el Nilo.

Además de la impactante fachada, el interior deslumbra a los turistas con sus salas decoradas con frescos perfectamente conservados y colosales estatuas.

Por otro lado, en la orilla oeste del Nilo, a 10 km. de Luxor, está situado el Valle de los Reyes, que forma parte del conjunto llamado “Antigua Tebas con sus necrópolis”, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. Es una gran necrópolis en la que están inhumados muchos de los faraones del Imperio Nuevo.

Hasta la actualidad han sido descubiertas más de 60 tumbas talladas en las rocas, de las cuales algunas de las más visitadas son las de Tutmosis III, Ramsés VI, Ramsés IX, Siptah y Ramsés IV. También se puede conocer la de Tutankamon, faraón que reinó de 1336 a 1327 a. C.

A la excursión al Valle de los Reyes se la puede complementar con la visita al cercano y extraordinario templo funerario de Hatshepsut, ubicado en el complejo de Deir el Bahari, sobre la franja occidental del río Nilo, que posee tres terrazas de 30 m. de altura.

También en la zona se encuentran Los Colosos Memnon, dos enormes estatuas de piedra que representan al faraón Amenhotep III.

Asimismo, es muy interesante el Templo de Edfu, el más grande después del Templo de Karnak, y uno de los mejor conservados del país, a tal punto que en sus paredes se pueden apreciar numerosas inscripciones que refieren a datos del edificio, la religión y la forma de vida en la Antigüedad.

Ya que volvimos mencionar a Karnak, es oportuno hacer referencia y proponer como visita al Templo de Luxor, ubicado a 2 km. de allí. Localizado en el centro de la antigua Tebas, fue levantado bajo las dinastías XVIII y XIX egipcias y consagrado al dios Amón, considerado en la mitología local como el dios del Cielo, del Sol y del origen de la vida. Aparte del gran portal, el visitante puede cruzar dos grandes galerías con monumentales columnas y obeliscos. Como curiosidad vale apuntar que uno de los obeliscos que formaba parte de este conjunto es el que está actualmente situado en el centro de la plaza de la Concordia en París.

Este templo de más de 3.500 años de antigüedad permanece iluminado por las noches, momento más elegido por los turistas para recorrerlo.

Egipto
Vista de la mezquita Sultan Hassan, en El Cairo.
Vista de la mezquita Sultan Hassan, en El Cairo.

EL CAIRO, EL NILO Y EL MAR ROJO.

Obviamente, la estadía en Egipto obliga a conocer a su gran capital, El Cairo, conocida como "la ciudad de los mil minaretes", que además de ser el punto de salida hacia las famosas pirámides, cuenta con un gran abanico de opciones de interesantes visitas.

Fundada en el 116 d. C, cuando los romanos reconstruyeron una antigua fortaleza persa junto al Nilo, posee un área metropolitana con una población aproximada de 16 millones de habitantes.

Sus principales barrios son Midan Tahrir, el centro de la ciudad moderna; Ciudad Jardín; el centro comercial; Midan Ataba; Midan Ramses; y El Cairo Histórico –declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979–, donde se encuentran La Ciudadela, Jan el Jalili y la mayoría de las antiguas mezquitas.

Allí también se sitúa el barrio cristiano, el copto, en cuyas callejuelas sobresalen la iglesia de Santa María, conocida como Iglesia Colgante (Al Muallaqa); la iglesia de San Sergio, la capilla de Santa Bárbara y la iglesia y monasterio de San Jorge. En la zona también se encuentran la fortaleza de Babilonia y la sinagoga Ben-Ezra.

Un lugar ineludible es el antiguo bazar de la ciudad (Jan el-Jalili), cuyos orígenes se remontan a 1382, cuando comenzó la actividad como una posada para comerciantes. Sus ruidosas callejuelas, con aromas de las más diversas especias, están repletas de tiendas de múltiples productos, de los cuales las alfombras son las más atractivas para los turistas. Otro sitio que no hay que dejar de conocer es el café de Fishawi, con su interior completamente decorado con espejos.

También vale la pena visitar La Ciudadela de El Cairo, una fortificación islámica medieval situada en la colina de Mokattam, cerca del centro de la urbe, donde se encuentra la Mezquita de Muhammad Ali o Mezquita de Alabastro, que cuenta con un mirador desde el cual se obtienen magníficas vistas de la ciudad. Esta es la más visible de la metrópoli debido a su elevada ubicación y la gran altura de sus minaretes.

Egipto
El Gran Bazar de El Cairo, imperdible.

El Gran Bazar de El Cairo, imperdible.

Entre las actividades para realizar durante la estadía en Egipto, obviamente no se puede dejar de lado efectuar un crucero por el Nilo. Las opciones son muchas y de distinta duración. Entre ellas, una atractiva propuesta –la más popular– es el itinerario de cuatro días que se hace desde Luxor hasta Asuán, que posibilita visitar muchos los templos más importantes del país (los ya mencionados Templo de Lúxor, Templo de Karnak, Valle de los Reyes, Templo de Hatsepsut, los Colosos de Memnón, Templo de Edfu, Templo de Filae y Templo de Kom Ombo).

Fuera de la historia, la cultura y los monumentos, Egipto también ofrece decenas de alternativas vacacionales, como por ejemplo la ciudad balnearia de Sharm el-Sheij, localizada en la península del Sinaí, en la costa del Mar Rojo, a la que muchos comparan con Ibiza.

Se trata de un enclave ideal para el buceo y el esnórquel, además de contar con hermosas playas y una animada zona –Naama Bay– de vida nocturna, plena de bares, restaurantes y una discoteca.

Así es como Egipto enamora, regalando su original belleza y provocando en el visitante un efecto similar al hechizo, que sin dudas lo marcará para siempre.

TIPS PARA EL VIAJERO.

- Cómo moverse: para trasladarse de un sitio a otro en El Cairo puede utilizarse el subte o el autobús. Para llegar a las Pirámides se puede optar por taxi, Uber, minibús y autobús, además, claro, del transporte que usan las empresas que organizan los tours. En cuanto al traslado de una ciudad a otra, es posible hacerlo en bus, tren o avión.

- Cuándo viajar: teniendo en cuenta el clima, lo ideal es hacerlo de mediados de marzo a mediados de mayo y desde la mitad de septiembre hasta la mitad de noviembre. En verano, de junio a agosto, el calor es insoportable y obviamente dificulta los paseos.

- Moneda: Libra egipcia (1 US$= 15,76 libras egipcias).

- Idioma: el idioma oficial es el árabe estándar. En las zonas turísticas es posible entenderse hablando inglés, francés o español.

- Electricidad: los enchufes son de tipo europeo, con dos salidas redondas y 220V.

Informes: www.egypt.travel

Deja tu comentario