Norte

Chile: ¿Qué hay para ver en Atacama, más allá del desierto?

Tomamos a San Pedro de Atacama como el inicio de una serie de recorrido para descubrir qué hay más allá del desierto.

San Pedro de Atacama es el punto de inicio para realizar diversas excursiones a sus numerosos atractivos como los Geisers del Tatio, lagunas Miscanti y Miñiques, el Salar de Atacama y el Valle de la Luna, entre otros. Aquí, un pequeño recorrido por los principales paisajes que regala esta zona del norte de Chile.

Desierto de Atacama.

Una de las zonas más áridas del planeta, ubicada a más de 2.000 msnm, aunque sus picos rocen los 6 mil msnm: se trata del desierto de Atacama, que cubre una superficie aproximada de 105.000 km², donde hay mucho para ver. En principio es considerado un excelente spot para ver las estrellas, por lo cual hay más de una docena de observatorios.

Otra curiosidad es que cada cinco a 10 años el desierto de Atacama florece. Este fenómeno está asociado a la corriente del Niño, cuando se acercan aguas tropicales cálidas a estas costas, generando una mayor evaporación, y por tanto, también altas precipitaciones.

Geiseres del Tatio.

Este es un impresionante campo geotérmico que presenta a primeras horas del día una gran actividad, con fumarolas de vapor que alcanzan los 10 m. Los geiseres del Tatio son considerados uno de los lugares imperdibles para quien viaja a San Pedro de Atacama. Aquí también es posible disfrutar de un baño termal en piscinas con aguas de sus aguas provenientes de los geisers.

Existen diversos tours que salen de San Pedro de Atacama para contemplarlos, y se encuentran a 4.200 msnm., a 80 km. de la ciudad.

Geyser del Tatio.jpg

Laguna Chaxa.

En la localidad de Toconao se encuentra la laguna Chaxa, punto central del Salar de Atacama. Es famosa por albergar a tres de las cinco especies de flamencos que hay en el mundo: Andino, James y el Chileno.

La reserva destaca además por la protección de especies como el tuco tuco de la puna, zorro culpeo, puma, parina grande, vicuña y guanaco. También sirve como zona de conservación de flora vulnerable, donde destaca la presencia de tamarugos y algarrobos.

Esta reserva, además, ha implementado un modelo único de manejo participativo de la unidad en el país, en el que comunidades indígenas atacameñas han establecido asociatividad desde hace más de 10 años para implementar proyectos. En este caso, la zona de la laguna Chaxa es administrada en conjunto con la Comunidad Indígena Atacameña de Toconao.

Cuenta con un sendero interpretativo en el que se pueden conocer interesantes aspectos sobre el gran Salar de Atacama.

Lagunas Miscanti y Miñiques.

Las lagunas Altiplánicas (Miscanti y Miñiques) se encuentran en el altiplano chileno, a más de 4 mil msnm. y se pueden visitar por el día desde San Pedro de Atacama. Forman parte de la Reserva Nacional Los Flamencos y sus paisajes mezclan el color del agua, los volcanes y el hielo producto de las bajas temperaturas.

Las lagunas, cuyas fuentes de agua son subterráneas, se encuentran a los pies de dos volcanes, con los que comparten el mismo nombre: Miscanti y Miñiques.

Por su riqueza natural el área alberga a numerosas especies animales, principalmente aves altiplánicas que utilizan las lagunas como zona reproductiva y de anidación. Entre ellas se puede encontrar la tagua cornuda, el pato juarjual, el pato jergón chico, el flamenco chileno, la gaviota andina, el blanquillo y el playero de Baird. En sus alrededores es posible también divisar grupos de vicuñas.

En el camino que une San Pedro de Atacama y las lagunas Altiplánicas está el pueblo Socaire, cuyos habitantes se dedican a la agricultura y a la ganadería, y donde es posible almorzar comida típica del desierto y conocer sus dos iglesias.

Lagunas Altiplanicas - San Pedro de Atacama.jpg

Lagunas escondidas de Baltinache.

Es uno de los lugares más bellos de San Pedro de Atacama. Forman un conjunto de siete lagunas salinas cuyas aguas son cristalinas y de color turquesa, que se pueden apreciar a través de diferentes senderos. Está permitido bañarse en solo dos de ellas, donde el cuerpo flota fácilmente gracias a la salinidad de sus aguas.

Las lagunas de Baltinache se ubican a 60 km. de San Pedro de Atacama y se puede llegar a ellas a través de diversos tours que se ofrecen en la localidad.

Salar de Atacama.

Es el mayor depósito de sal de Chile. Se puede visitar la laguna Cejar, cuya alta concentración salina permite flotar en sus aguas.

Otros atractivos son la laguna Chaxa para avistar flamencos y otras aves, y la laguna Tebinquiche, declarada Santuario de la Naturaleza.

Es un destino perfecto para la fotografía, contemplación de la naturaleza, turismo científico y el astroturismo.

Está situado a 30 km. de San Pedro de Atacama.

Termas de Puritama.

Para relajarse en medio del altiplano chileno, las Termas de Puritama son una fuente de agua termal con ocho piscinas naturales que fluyen desde las napas subterráneas de la Cordillera de los Andes. Sus aguas son sulfurosas y recomendadas para liberarse del cansancio y del estrés.

Se puede realizar senderismo por sus alrededores, observación de flora y fauna y contemplación de la naturaleza.

Están emplazadas a 28 km. de San Pedro de Atacama y se accede a ellas siguiendo el mismo camino que llega a los Geisers del Tatio.

Valle de la Luna - San Pedro de Atacama 1.jpg

Valle de la Luna.

Ubicado a 15 km. de San Pedro de Atacama, el valle de la Luna devuelve un paisaje sorprende por sus formaciones geológicas de costras salinas. Durante el atardecer goza de un extraordinario colorido que mezcla montañas de arena, crestas filosas y montículos rojizos que se asemejan a los paisajes lunares.

Fue decretado Santuario de la Naturaleza y se puede practicar senderismo, cicloturismo, cabalgatas y turismo geológico. Generalmente las visitas se hacen en horas de la tarde para contemplar la conmovedora puesta de sol.

Valle de Marte.

Es un paraíso para los aficionados al sandboard. En el Valle de Marte el visitante se encontrará con enormes dunas de arena y caminos rocosos en medio de la Cordillera de la Sal.

Su nombre se debe a la gran cantidad de sulfato de calcio que poseen sus rocas, que le entregan un color rojizo a sus suelos y montañas haciendo que se asemeje a Marte, conocido como el planeta rojo.

En definitiva, el Valle de Marte es uno de los destinos favoritos para quienes buscan la aventura y con la ventaja de encontrarse a sólo 2,8 km. de San Pedro de Atacama.

Volcán Láscar.

Si bien es uno de los más activos de Chile, el volcán Láscar es destino de quienes buscan actividades de trekking y alta montaña. A más de 5.500 msnm., el cráter es el destino final del ascenso que depara vistas del desierto de Atacama.

Se accede a través de Talabre, ubicado a 67 km. de San Pedro de Atacama. Existen tours con guías profesionales para hacer este ascenso que pueden tomarse en el mismo San Pedro.

Temas relacionados