Destinos

Alemania para aventureros

Más allá de los clásicos de Berlín, Fráncfort y Múnich, Alemania depara aventuras espectaculares en sus escenarios poco conocidos para muchos de nosotros. Aquí les presentamos cinco experiencias para los amantes de la adrenalina.

CRUZAR EL PUENTE COLGANTE DE GEIERLAY.

Embed

Ubicado en la región de Hunsrück, en la llamada Alemania romántica, a una hora del aeropuerto de Fráncfort, el puente colgante de Geierley forma parte de dos circuitos que se pueden hacer en la zona: uno de 3,6 km. y otro de 5,5 km.

Pero el sendero de Saar-Hunsrück es el más popular: se trata de una caminata con una dificultad moderada, que se adentra por el bosque, junto a arroyos, y que conecta con el puente, uno de los mejores sitios del trayecto.

El puente fue construido por expertos suizos, que se basaron en las estructuras existentes en Nepal, e inaugurado en 2015. Se extiende por 360 m. de largo y a una altura de 100 m. sobre el valle de Mörsdorfer Bach.

El centro de visitantes en Mörsdorf, que también alberga un restaurante, es el primer punto de contacto para el puente colgante.

GOZAR DE INCREÍBLES VISTAS.

Embed

Hacia el oeste, pegado con la frontera de Luxemburgo, está la región de Saarland, donde se abren nuevos senderos para practicar trekking. En este caso recomendamos un trayecto, el Saar Bow, apto para hacer con niños que se abre en el bosque de abetos por unos 800 m., alcanzando una altura de 23 m.

El camino cuenta, además, con estaciones explicativas para aprender sobre la naturaleza y experimentar la aventura. Incluso hay visitas guiadas.

Casi al final del derrotero los exploradores encontrarán una pasarela que se levanta sobre la copa de los árboles, por lo que es posible obtener una vista increíble. Siguiendo por ese sendero y trepando la torre de observación de 42 m., los visitantes disfrutarán de la panorámica del valle de Saar Bow, donde el río pega una vuelta y envuelve los árboles.

RUTA EN BICICLETA POR EL RÍO MOSELA.

Embed

El circuito en bicicleta, que se extiende 248 km., tiene un aditamento especial: los vinos de extraordinaria calidad que nacen en las bodegas de la zona.

Desde Perl hasta su confluencia con el Rin, en Coblenza, los exploradores pasarán por bodegas y viñedos de renombre mundial, como Bremmer Calmont; admirar formaciones rocosas; hacer una escala en pueblos medievales, como Bernkastel-Kues; ciudades como Trier, así como impresionantes castillos.

CAMINATA POR LAS CUEVAS DE SCHLOSSBERG.

Al sur, cerca de la frontera con Francia, en Schlossberg se encuentran las cuevas de arenisca más grandes de Europa, creadas por el hombre para la extracción de vidrio y arena.

Si bien no hay mucha aventura en este paseo, lo que se ve resulta impresionante: pasillos abovedados, los tonos amarillo y rojo de las paredes, el sendero que se abre bajo tierra, etc.

Para el final, bien vale una visita a las ruinas del castillo de Homburg, cuyos primeros registros datan del siglo XII. Pero en el 1600 se amplió la estructura y la ciudad fortificada. Sin embargo, las fortificaciones fueron demolidas en 1697 y más tarde en 1714 cuando sirvieron como cantera para la construcción del Castillo Karlsberg . A partir de 1981 las ruinas fueron excavadas y parcialmente restauradas.

Para una visita virtual: https://bit.ly/2WlmoYX

VIDA SALVAJE EN EL PARQUE NATURAL GÜSTROW.

Alemania naturaleza.jpg
El parque natural invita a una aventura controlada con la posibilidad de ver animales en su hábitat.
El parque natural invita a una aventura controlada con la posibilidad de ver animales en su hábitat.

Una forma de descubrir animales a través de senderos con subidas y algunos desafíos planos de aventura es en el Parque Natural y de Vida Silvestre Güstrow, al norte de Alemania.

Con 200 ha., el área despliega ascensos, caminos a través de las copas de los árboles, y descensos a cuevas. En el trayecto es posible descubrir osos, lobos, linces y gatos salvajes.

También uno se puede sumergir en el mundo submarino gracias al túnel acuático.

Postea en tu Facebook